El Valor de Ser Confiable...

Edición: Abril 2011 Martes, 20 Septiembre 2011 Visto 5984 veces Por:

negociacion en chinaTranscurría un día cualquiera del año 1990. Yo revisaba la colección de libros de mi padre para un trabajo que nos habían asignado en la universidad. En medio del agotador proceso encontré un pequeño libro descolorido y deteriorado, de un poco más de tres pulgadas de ancho por cuatro y medio de alto con el siguiente título: “Un Mensaje a García”...

Estaba a punto de echar a un lado este librillo polvoriento cuando un pensamiento cruzó por mi mente: ¿Por qué habrá guardado mi padre este, en apariencia insignificante, librillo entre su preciada colección de libros de Recursos Humanos? Quince minutos más tarde ya no solo sabía por qué sino que había recibido en 16 “paginitas” la lección que más ha impactado mi vida profesional y empresarial... Pasaron más de quince años desde mi encuentro fortuito con aquel librillo transformador cuando en una de esas casualidades de la vida volví a toparme con él en casa de mis padres. Desde este día no me he vuelto a separar de él. De hecho lo tengo sobre mi escritorio para poderlo ver todos los días y es el único “manual de inducción” que utilizamos en la empresa.

No es el objetivo de este artículo hacer un resumen de este librillo, ni empezar a analizar todas y cada una de sus lecciones. Seguro que gran parte de los que están leyendo este artículo lo ha leído y el que a estas alturas no lo ha hecho puede buscarlo en internet y encontrará cientos de fuentes. De hecho, tampoco se trata de un documento perfecto pues algunos planteamientos podrían resultar anacrónicos o incluso muy radicales para esta época. Pero su mensaje principal no es sólo universal sino también perenne. Y este mensaje consiste en el gran valor y la importancia de ser confiable...
 
Hoy día, más de un siglo después de escrito “Un Mensaje a García”, el mundo sigue desbordado de jefes ávidos y clientes ansiosos de rodearse de personas que cumplan con su palabra, que respeten las fechas de entrega, que sean puntuales con los horarios, que no tengan “un problema para cada solución”, que antepongan siempre el quedar bien frente a todo lo demás, que piensen en crear relaciones duraderas versus recibir una gratificación inmediata, que vean el dinero como el resultado de hacer las cosas bien y no como un fin en sí mismo, que sean capaces de adueñarse de los proyectos como si fuesen de ellos, que no se comprometan de antemano a algo que no pueden cumplir, que entiendan que el tiempo es el bien más preciado de muchas personas, que no tengan miedo a equivocarse intentando hacer algo bien, que sean sinceros, que les moleste hacer las cosas hechas a medias y sobre todo que respeten la confianza que otros han depositado en ellos. En pocas palabras se buscan personas confiables...
 
Algunas personas al leer lo arriba mencionado dirán “Bueno, ¿y de qué me sirve ser confiable si mi jefe (o mi cliente) no lo valora, no lo nota o peor aún, se aprovecha de esto?” “¿De qué sirve ser confiable si la próxima promoción interna o el contrato de servicios se lo darán al amigo del jefe?” “¿Para qué esforzarme en ser así si los otros pensarán que lo hago con fines netamente interesados?” “¿Por qué ser de esta forma si hay muchos que no lo son y se salen con la suya?” “¿Y si soy de esta forma y nunca me sonríe el éxito?” Mi respuesta es que si usted es confiable para complacer a los demás está partiendo del paradigma equivocado. Y si lo hace exclusivamente con el interés de lograr algo, el esfuerzo le resultará agotador y hasta frustrante.
La decisión de ser una persona confiable es una decisión de vida que usted toma con una sola meta: estar a gusto consigo mismo. De esta forma si los otros lo valoran mucho mejor, pero si no lo hacen no importa pues es secundario. De todos modos, y si le sirve de consuelo, le diré que al día de hoy no conozco la primera persona confiable que haya fracasado en la vida por ser así. Sin embargo, sí conozco a muchos que han fracasado por no serlo... Y si todavía no está convencido, le concluyo este artículo con la frase final de un famoso escrito de la Madre Teresa: “A fin de cuentas todo eso será entre tú y Dios... ¡Nunca fue entre tú y ellos!”

 

Ney Díaz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ver blog del director

SOBRE ESTE AUTOR

Es presidente de las firmas de capacitación INTRAS (Integral Training Solutions) y SKILLS, presidente y editor en jefe de la Revista Gestión y Managing Partner de FranklinCovey para República Dominicana. También, es Presidente de Summit, empresa dedicada a la organización de eventos corporativos. Adicionalmente, es Asesor Senior para la República Dominicana de los Programa de Educación Ejecutiva del IE Business School.

Tiene un Máster en Administración de Empresas (MBA) del ICADE (Universidad Pontificia de Comillas), España y un postgrado en Transferencia de Tecnología y Administración de la Maastricht School of Management (MSM), en Maastricht, Holanda. Es Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Puede encontrar más de los escritos de Ney Díaz a través de su blog en www.intras.com.do/blog y de su usuario en twitter: @neydiaz.

¿QUÉ TE PARECIÓ EL ARTÍCULO? ¡DÉJANOS SABER TUS COMENTARIOS!

MÁS ARTÍCULOS DEL AUTOR

Sentando las bases de un futuro exitoso

Martes, 20 Septiembre 2011

Alinee sus estrellas...

Martes, 20 Septiembre 2011

El mejor favor de mi vida

Martes, 20 Septiembre 2011

La cachucha de los pins...

Martes, 20 Septiembre 2011

MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS

El mejor favor de mi vida

Martes, 20 Septiembre 2011

La vieja y olvidada fuerza de voluntad

Martes, 20 Septiembre 2011

Prima donnas en las organizaciones

Martes, 20 Septiembre 2011

La diversidad de género es rentable

Martes, 20 Septiembre 2011

Transformación de la empresa familiar

Martes, 20 Septiembre 2011