Se vale soñar

Edición: Enero 2015 Jueves, 06 Noviembre 2014 Visto 3383 veces Por:

Corría el verano del 2004 y estaba yo participando en una impactante conferencia magistral enmarcada dentro de un importante congreso realizado en los Estados Unidos.

Ahí estaba aquel señor regordete, de aspecto bonachón y ya un poco entrado en añitos impartiendo la conferencia magistral de cierre frente a millares de personas. Cada palabra de aquella magnífica conferencia impactaba en los presentes, al punto de generar una ovación impresionante al final. Se trataba nada más y nada menos que de Ken Blanchard.

Terminada la que considero como una de las charlas más inspiradoras que había escuchado hasta ese entonces, pacientemente esperé sentado a que los participantes saliesen del salón y que algunas personas que se le acercaron para que él le firmara libros se retiraran. Aguardé a que su staff y él recogiesen sus equipos y materiales. Finalmente, cuando ya el Sr. Blanchard se disponía a salir del salón, me acerqué y respetuosamente le pregunté si me permitía tomarme una foto con él, a lo que accedió gentilmente. Luego de darle las gracias y sin mucho más que decirle -aparte de que era su admirador-, con la emoción del momento, y con total espontaneidad, le expresé lo que tenía latente en la mente en ese momento: “Algún día lo llevaré a usted a República Dominicana”. El sonrió y apenas atinó a decir: “Para mí sería un placer”.

Si ese comentario mío hubiese sido hoy, con más de una veintena de conferencias magistrales y grandes eventos en nuestro haber, no tendría mayor relevancia. Pero en ese entonces nuestra firma, a pesar de ya ser una empresa consolidada y posicionada en el mercado a través de sus talleres y seminarios, no contemplaba entre sus planes inmediatos incursionar en la realización de conferencias magistrales o grandes eventos. De hecho, pasaron más de tres años para que nuestra firma realizara su primera conferencia magistral con el Dr. Stephen Covey.

Transcurrido apenas un mes de nuestra conferencia con el Dr. Covey, un buen amigo, relacionado al mundo editorial, me llamó para notificarme que próximamente estaría en Santo Domingo quien en ese entonces era yerno de Ken Blanchard y ejecutivo a cargo de las operaciones de su empresa para América Latina. Luego de una amena e informal conversación, la visita de Ken Blanchard al país fue sellada con un apretón de manos. Once meses después de esa conversación, y poco más de cuatro años luego de aquella “declaración de intenciones”, Ken Blanchard impartía una exitosa e inolvidable conferencia magistral para nuestros clientes. Ese día aprendí, de una vez por todas, que se valía soñar… Todavía recuerdo como -mientras cenaba con Ken luego de la conferencia- pensaba maravillado: “Esto realmente es impresionante, ni que lo hubiese planificado…”.

Podrían buscarse muchas interpretaciones a este hecho, desde las místicas hasta las religiosas, para explicar cómo una serie de factores se alinearon (o fueron alineados) para que aquel deseo manifestado de forma espontánea se hiciese realidad. Pero prefiero circunscribirme a decir que, en primer lugar, el hecho de haberle puesto nombre y apellido a un objetivo y haberlo manifestado en voz alta había puesto a mi subconsciente en alerta ante cualquier oportunidad relacionada con el mismo. De hecho, quizás en alguna conversación casual le manifesté a mi amigo mi deseo explícito de traer a Ken Blanchard. Lo segundo es que, desde mucho antes de mi primer encuentro con Ken, ya veníamos trabajando con la visión clara de tener una empresa con la capacidad de gestionar exitosamente cualquier tipo de conferencia o evento. Y cuando surgió la oportunidad, estábamos más que preparados.

Quiero compartirle mi perspectiva personal de que no importa cuán absurda, distante o difícil pueda ser una meta u objetivo, se vale soñar… También, quiero recordarle que usted se lo merece. Pero, sobre todo, quiero enfatizarle que los sueños tienen la particularidad de que, si bien se liberan cuando estamos tranquilos, solo se materializan cuando estamos activos..., así que ¡manos a la obra!

 

Ney Díaz es presidente de las firmas de capacitación INTRAS y SKILLS, presidente y editor en jefe de la Revista Gestión y Managing Partner de FranklinCovey para República Dominicana. También es presidente de Summit, empresa de organización de eventos corporativos, y Asesor Senior para la República Dominicana de los Programas de Educación Ejecutiva del IE Business School. Tiene un MBA de la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE), España, y un posgrado en Transferencia de Tecnología y Administración de la Maastricht School of Management (MSM), Holanda. Es Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Puede encontrar más de sus escritos en el Blog del Director y en su usuario en twitter @neydiaz.

 

 

SOBRE ESTE AUTOR

Es presidente de las firmas de capacitación INTRAS (Integral Training Solutions) y SKILLS, presidente y editor en jefe de la Revista Gestión y Managing Partner de FranklinCovey para República Dominicana. También, es Presidente de Summit, empresa dedicada a la organización de eventos corporativos. Adicionalmente, es Asesor Senior para la República Dominicana de los Programa de Educación Ejecutiva del IE Business School.

Tiene un Máster en Administración de Empresas (MBA) del ICADE (Universidad Pontificia de Comillas), España y un postgrado en Transferencia de Tecnología y Administración de la Maastricht School of Management (MSM), en Maastricht, Holanda. Es Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Puede encontrar más de los escritos de Ney Díaz a través de su blog en www.intras.com.do/blog y de su usuario en twitter: @neydiaz.

¿QUÉ TE PARECIÓ EL ARTÍCULO? ¡DÉJANOS SABER TUS COMENTARIOS!

MÁS ARTÍCULOS DEL AUTOR

Alinee sus estrellas...

Jueves, 06 Noviembre 2014

El mejor favor de mi vida

Jueves, 06 Noviembre 2014

La cachucha de los pins...

Jueves, 06 Noviembre 2014

Las etiquetas

Jueves, 06 Noviembre 2014

Antes de que sea muy tarde...

Jueves, 06 Noviembre 2014

MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS

El mejor favor de mi vida

Jueves, 06 Noviembre 2014

La vieja y olvidada fuerza de voluntad

Jueves, 06 Noviembre 2014

Prima donnas en las organizaciones

Jueves, 06 Noviembre 2014

La diversidad de género es rentable

Jueves, 06 Noviembre 2014

Transformación de la empresa familiar

Jueves, 06 Noviembre 2014