Coaching: Herramienta Eficaz para el Crecimiento Gerencial

Edición: Julio 2009 Jueves, 22 Septiembre 2011 Visto 5915 veces Por:

Las empresas modernas están impactadas por la dependencia tecnológica, falta de compromiso con el trabajo, superficialidad laboral, despersonalización de las relaciones, poca diferenciación entre lo personal y lo laboral, dificultad de construir identidad laboral, y dificultad para la proyección vital. Dado ese entorno organizativo, se presenta un clima emocional, con aspectos latentes y manifiestos, como son la rivalidad, envidia, competitividad, solidaridad, amistad, deferencia, que inevitablemente inciden en el desempeño del personal.

La socióloga y experta en coaching, Alicia Kaufmann, explica que el coaching sirve como un espacio donde un directivo puede compartir las problemáticas de su organización y ver los bloqueos que le impiden lograr el máximo de su potencial. “Entonces una persona de fuera que entiende de organización, de liderazgo y de individuo desde otra perspectiva puede mostrar cuales son los factores que le bloquean y los paradigmas que puede transformar para que pueda seguir avanzando”.

Kaufmann asegura que este ejercicio ofrece un escenario en el que guste o no, hay que reflexionar sobre la forma de hacer las cosas. Descubriendo los aspectos positivos, “pero también lo que no te gusta ver pero que te está limitando a ti, a tu relación con los demás, o la efectividad de tu profesión”.

Esto permite dar vuelcos importantes, señala, siempre que el coach pueda detectar bastante rápido qué es lo que está pasando con esa persona. Si se ve un poco del pasado y de la historia personal y de su presente, pues teniendo esas dos variables tú con cierta facilidad puedes predecir cómo ese individuo está funcionando laboralmente y darle algunas claves.

Kaufmann destaca, así mismo, que “a través de un coaching se puede saber cuáles son los comportamientos culturales y sociales más visibles que pueden estar perjudicando la labor directiva, y cuando te vas a otro sitio también entender esas diferencias y capitalizarlas”. Explica que la tarea del coach no incluye dar respuestas, ni recetas a fin de evitar que se cree un vínculo de dependencia y que se convierta en un coaching para toda la vida. “La tarea es pensar con la persona qué está haciendo para que él mismo pueda descubrir claves significativas sobre aspectos que pueden estar entorpeciendo su labor directiva”.

Kaufmann, quien pertenece a la Asociación Española de Consultoría de Procesos (AECOP), reconoce que este procedimiento está de moda, aunque debido a lo costoso que resulta, es más accesible a grandes empresas. Destaca que esta disciplina se encuentra en un proceso franco de profesionalizando. AECOP se dedica a supervisar y certificar coachers, así como programas de coaching.

Mujeres Directivas

Alicia Kaufmann en los actuales momentos se encuentra más interesada en coaching para las mujeres directivas. Considera que la mujer que hace un coaching efectivo y en tiempo corto, realmente puede dar la vuelta y no esperar que la sociedad haga, que el hombre haga, sino que ella haga. “Ese es el punto central, tener ese espacio, más para controlar tus emociones, para comprenderlas y transformarlas”.

La mujer tiene que dejar de disculparse, hay que cerrar la fase de buscar aprobación, que se la de ella misma. Ser proactiva, no tener miedo al poder, negociar la propia valía. Y sobre todo autoestima alta. “Si eso no te lo han dado en tu casa búscatelo por otro lado”.

También es importante ser conciente de que en el mundo del trabajo estamos para competir. “Si los hombres quieren admiradoras, pues eso se acabó, nosotras somos una competidora más. A partir de eso, negociar una retribución igual que el hombre. No tenemos que ganar la mitad y trabajar el doble, sino trabajar la mitad y ganar el doble”. “Sé que en República Dominicana todavía hay que trabajar para que el hombre sepa que si la mujer quiere ser productiva, tener autonomía, eso no significa que él sea inferior. Más que vivirlo como una situación de enfrentamiento, que se vea como un proceso de cambio en el que se tienen que reacomodar los roles”.

 

Alicia Kaufmann es doctora en sociología por L’École des Hautes en Sciences Socials de París y por la Universidad Complutense de Madrid. Es directora académica de la Universidad de Alcalá y profesora del Instituto de Empresa. Fue becaria Fulbrigth en dos ocasiones, una en la Universidad de Yale, y otra en Lsalzburgo para especializarse en temas de liderazgo. Formó parte del equipo directivo de la primera Escuela de Gerencia Hospitalaria, en Madrid (1984). Más tarde se formó como consultora Modelo Tavistock en Londres. Ha trabajado como facilitadora de Stephen Covey, (autor del libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”).

 

 

SOBRE ESTE AUTOR

¿QUÉ TE PARECIÓ EL ARTÍCULO? ¡DÉJANOS SABER TUS COMENTARIOS!