Simplificando la Complejidad: Las Lecciones de Ram Charan…

Edición: Octubre 2009 Jueves, 22 Septiembre 2011 Visto 5793 veces Por:

“Practiquen, practiquen y practiquen hasta que sea un hábito, hasta que seas el líder”, estas fueron las palabras introductorias a su conferencia de una de las más influyentes figuras de la gerencia moderna, consultor de excelencia de los principales CEO del mundo y el asesor de negocios más solicitado en la actualidad a nivel mundial, Ram Charan, quien, junto a otras figuras latinoamericanas, compartió sus conocimientos y pragmatismo con un selecto grupo de empresarios directivos que se dieron cita en el Top Leaders’ Summit de INTRAS. ¿El objetivo de todos los ahí presentes?

El tema de la convocatoria no podía ser otro: Liderazgo en Tiempos Desafiantes. Y es que para nadie es secreto que lo que marca la diferencia en la dirección de una empresa es la capacidad de sus líderes, sobre todo ante los desafíos e incertidumbres actuales. Y Ram Charan es definitivamente la persona idónea para hablar sobre esto. Quién mejor para decir “qué hacer y cómo hay que hacerlo” que alguien que tiene “acceso directo” a los CEO y consejos directivos de las principales empresas del mundo, acumula más de 35 años apuntalando anónimamente a los principales ejecutivos de GE, Verizon, Novartis, Dupont, Thomson Corporation, The Home Depot, Nokia, Honeywell, KLM y MeadWestvaco y cuenta con una docena de libros en su haber, incluído “Leadership in the Era of Economic Uncertainty”, de donde basa su conferencia en esta oportunidad.

Ram, como muchos le conocen, pudo a pulso de su voz, su background y experiencia, y sin más artilugios que el micrófono y un solo slide en los proyectores (escrito a mano, de hecho…), tener por más de tres horas sin pestañar, cabecear o bostezar a la crema y nata de la gerencia dominicana. Y es que la calidad de su mensaje no era para menos… El énfasis de su discurso, sin rimbombancias ni rodeos (tan simple, llano y directo como lo es él) estuvo basado en las herramientas clave para la toma de decisiones y los principios esenciales que todo líder debe tener en cuenta en los actuales momentos. He aquí algunas de sus lecciones.

Las Claves para el Liderazgo Exitoso

“El líder debe mirar más allá del horizonte, más allá de la propia empresa, observar qué es lo que está cambiando fuera de ella”

Es con la premisa que arranca Charan, quien explicó que el buen directivo debe saber detectar los cambios (entre ellos, cuánto cambia el sistema financiero global, la tecnología y el entorno competitivo), el de cada sector y el propio. El ve la observación como una pieza fundamental de la estrategia del líder, pues el que sabe observar puede luego dar una nueva forma a las cosas. Con referencia a esto, Charan acuña el termino “reframing” (algo como reenmarcar, reinventar o reestructurar las reglas de juego), como un fenómeno importante que están viviendo prácticamente todas las industrias y que para el líder implica darle un nuevo enfoque y revalorización a las herramientas existentes para adecuarse a los cambios que ya se han observado y a los nuevos desafíos que la empresa está constantemente enfrentando, sobre todo en estos tiempos de dificultades económicas.

“Para ser líderes es imprescindible o ser quien “reframea” (inventándonos este nuevo verbo en castellano…) la industria en la que compite o al menos uno de los que tiene la capacidad de adaptarse rápidamente a éste nuevo escenario” son otras de sus conclusiones. Con adaptación se refiere a congeniar con los cambios. El entender en qué momento y oportunidad se puede y debe dar un nuevo valor (reframe) a un elemento que ya existe y que su nueva estructura significará un plus para el negocio.

Eso es un buen liderazgo. La práctica es otra herramienta clave. Por más observación que se practique y “reframing” que se haga, sin práctica no se logra mucho. Practicar implica reunirse con el staff periódicamente, preguntarles qué cambios observan, qué impacto ven en su industria y cómo habría entonces que reenfocarse de acuerdo con estos cambios. Es decir, practicar es llevar al terreno lo observado y lo que teóricamente se quiere reestructurar.

“Los líderes aman el cambio y para ello usan la práctica mental, como los atletas; hay que entrenar el músculo del cerebro”, asegura. Es indispensable reunirse con la gente clave de la empresa, escucharla, mantener contacto social con ella, pues esas personas necesitan que se les vea con otros ojos. “Hay que considerar que no hay liderazgo si no hay gente, hay que darle atención a la gente crítica en los tiempos de crisis”, engancharla con el futuro en el aspecto financiero de la empresa, hacer que visualicen lo que viene. “Es la gente la que construye la compañía, no hay que olvidarla, se debe continuar con los entrenamientos, pues ellos dan el poder de la especialización y especificación, que es indispensable”, explica. Fomentarle sus capacidades y dedicar tiempo para reclutar gente buena y mejor. No es bueno hacer ver a la gente que es el líder quien tiene la razón, sino que más bien hay que estar abierto a escuchar.

“Es la gente la que construye la compañía, no hay que olvidarla, se debe continuar con los entrenamientos, pues ellos dan el poder de la especialización y especificación, que es indispensable”

Sobre el Cambio e Innovación

“La innovación implica convertir una idea en dinero; la invención se queda en el concepto de generación de una idea nueva, solamente”

El cambio es continuo; el cambio lleva a la productividad. El cambio es clave para ejercer un buen liderazgo; cambio tiene que ver con innovación continua, que es diferente a invención. Charan explica que “el inventor es el genio pero innovador es el líder, pues es el que crea cosas para generar ganancias, desarrolla nuevos planes, nuevos procesos internos en pos de la productividad”. Innovar va de la mano con practicar, por tanto innovar y practicar la innovación genera cambio, y es precisamente esto lo que hace al líder. Para ello se debe seleccionar al líder correcto del equipo, quien debe ser honesto intelectualmente, debe estar orientado a encontrar la solución correcta y debe ser a su vez líder.

Para Ram es importante no poner su gente talentosa a cargo de demasiados proyectos a la vez, “no podemos penalizar la eficiencia recargando los muy buenos con todo el peso del trabajo”. De igual forma explicó que hay que simplificar la complejidad y “matar proyectos” cuando no tienen sentido.

“Hay que crear una disciplina para evitar la negatividad”

Sin ejecución, el cambio no se logra. Vista por él como una disciplina, por lo general es la instancia donde más fallas hay dentro de las empresas. “Si se ejecuta bien, se evitan muchos problemas”. Para una buena ejecución es indispensable poner a la gente correcta en los puestos correctos. La mayoría de las compañías sufren de este percance, pues pueden tener gente brillante, pero en el cargo equivocado. “Hay que hacer el correcto match…”

El líder debe recordar dos cosas del trabajo: cuáles son los criterios no negociables para el trabajo y conocer los “dones dados por Dios” a su gente en el trabajo. Y muy importante, nada de negativismos. “Hay que crear una disciplina para evitar la negatividad”, dice Ram Charan. Para Charan es vital “observar las intersecciones”, es decir quién es la gente que trabaja junta, cuándo se topan, en qué punto, etcétera. Saber conectar los indicadores clave de comportamiento, y, lo lógico, dar el debido seguimiento a la ejecución. Las intersecciones se dan también afuera de la empresa, es interna y externa. El CEO, el líder, debe ser el manager de las intersecciones, ver cuál es la velocidad de la decisión, cuál es el ambiente psicológico, entre otras cosas.

En pocas palabras, si se combina mirar más allá del horizonte, trabajar enganchando a la gente, innovar y cambiar y sobre todo ejecutar eficientemente, se puede tornar toda crisis en una oportunidad. Estas son las enseñanzas clave de Ram Charan durante una conferencia que sólo tuvo un único problema, que lamentablemente se terminó, dejando a todos ganas de escuchar más a este maestro de la gestión…

La Voz de Latinoamérica en el Top Leaders’ Summit

Luego de finalizada la charla de Ram Charan y de haber interactuado con los asistentes respondiendo sus preguntas, el Top Leaders’ Summit cerró con un panel compuesto por tres grandes figuras de la academia, la consultoría, y el sector empresarial de Latinoamérica.

Esteban Brenes, profesor de INCAE Business School y consultor en las áreas de estrategia empresarial, fusiones y adquisiciones, y gestión de negocios familiares entre otros, expuso sobre los tres vértices de la estrategia competitiva y aconsejó:

- Tener una visión clara del ambiente y la posición de la empresa dentro de éste

- Ver las oportunidades y vulnerabilidades que esconde la crisis y revisar o formular la estrategia empresarial, evitando hacer demasiado al mismo tiempo.

- Revisar el campo competitivo, cómo hacerlo y cómo implementarlo.

- Ver las cosas a corto y largo plazo, enfatizar en el balance general y no en el estado de pérdidas y ganancias, reducir costos, aumentar manejo agresivo de clientes, repensar estrategias de mezcla de productos y precios.

- Considerar seriamente los servicios de outsourcing.

Federico Chavarría, consultor internacional con más de 25 años de experiencia como asesor, experto en transformación de empresas para impactar la creación de valor, socio de Deloitte de la División Latinoamérica y Director de Servicios de Consultoría de la región, recomendó a los presentes:

- Tomar el control, pensar en el cliente, regenerar la estrategia e innovar.

-Aprovechar la crisis para cambiar oportunidades antes impensables.

- Fortalecer la empresa de cara al futuro. Conservar el talento humano.

José Gregorio Goncalves, Gerente General de Gynopharm de Venezuela y ex CEO de Sodexo Venezuela, Miembro del Consejo de Pharmaceutical Ventures, Vicepresidente Ejecutivo de Fundafarmacia y Director del Consejo de Representaciones Alimfarm CXA, aconsejó:

- Entender los ciclos de vida existentes dentro de la empresa y hacerlos compatibles con los ciclos de los gerentes.

-Analizar las “agendas” de su gente. Es decir, ver cuál es la visión, misión de vida y valores para alcanzarlas y después ver lo mismo para la empresa.

-Generar tiempo para pensar solo y así entender la realidad de la empresa desde fuera. Una hora al día o una mañana a la semana para salir del entorno próximo.

SOBRE ESTE AUTOR

¿QUÉ TE PARECIÓ EL ARTÍCULO? ¡DÉJANOS SABER TUS COMENTARIOS!