Antídoto contra el lado oscuro del emprendimiento

Edición: Diciembre 2020 Visto 56 veces Por:

Antídoto contra el lado oscuro del emprendimiento


En una edición anterior de esta revista https://gestion.com.do/ediciones/enero-marzo-2020/item/561-el-lado-oscuro-del-emprendimiento, examinamos tres características comunes en la personalidad del emprendedor que podrían afectar el negocio. ¿Cómo te fue con tu autoanálisis? ¿Encontraste alta necesidad de controlar todo? ¿Descubriste que desconfías demasiado? ¿Quizá necesitas demasiado de los aplausos? Hablemos sobre el liderazgo y cómo superar las deficiencias del lado oscuro del emprendimiento. 

La lista de líderes nefastos es interminable. Los encontramos en la política, en los negocios, en las escuelas, en las iglesias, en los medios de comunicación. Sabemos de personas que utilizan el privilegio de servir a otros para manipular y alcanzar objetivos personales. Todos deseamos ser líderes, pero, muchas veces, no dimensionamos la responsabilidad que implica. Con una palabra podemos dañar las creencias más básicas de un ser humano y también con una palabra podemos  animar e inspirar a los demás. ¿Cómo detectar si mi visión empresarial y mi liderazgo como emprendedor están desviándose? ¿Existen señales de alerta? 

Analiza tu visión empresarial y tu visión personal. Hazte algunas preguntas que te pueden ayudar a discernir señales de peligro. 

  • ¿Es tu visión noble y positiva para ti y tu grupo, pero perjudicial para otros?

  • ¿Tu visión promete hacerse grande a expensa de hacer pequeños a otros?

  • ¿Tu visión te coloca como el líder salvador que destruye al enemigo o competidor?

  • ¿Tu visión soportaría el escrutinio del tiempo y de la historia?

Ahora, analízate como líder: 

  • ¿Manifiestas arrogancia y orgullo excesivo?

  • ¿Recibes consejo solo de personas que te adulan y te dicen que sí a todo?

  • ¿Utilizas a otras personas para que te hagan el “trabajo sucio” y luego les das la espalda?

  • ¿Tratas de menos a los miembros más débiles del equipo?

  • ¿Te tornas defensivo, sin explicar la razón de tus decisiones?

  • ¿Culpas a otros del resultado de tus decisiones o acciones?

  • ¿Actúas de acuerdo con tu beneficio personal, por encima del beneficio de los demás?

  • ¿Disfrazas acciones cuestionables con argumentos de altruismo y nobleza?

El primer paso para desarrollarte como persona y como líder es conocer la línea base. ¿Dónde estás hoy? ¿Estás obteniendo los resultados que esperas como líder y persona? ¿Cuentas con mecanismos para rendir cuentas a otros sobre tu progreso como líder y persona? 

El liderazgo positivo y transformador es posible. Líderes como Alfred P. Sloan, Jr.; Martin Luther King, Jr.; Aaron Feuerstein; Nelson Mandela; Anita Roddick; Gandhi; Desmond Tutu y Václav Havel nos han inspirado a la grandeza y a mover hacia delante el mundo. Sin embargo, estos resultados son menos frecuentes de lo que esperaríamos. Quizás es porque nos enseñan a ser líderes, pero no a ser seguidores y buscar buenos líderes. 

Mi deseo es que te hagas las preguntas correctas para analizar tus motivaciones y acciones, de forma que te reten a moverte hacia delante como ser humano y como emprendedor. El mundo necesita líderes sanos. Recuerda que un líder herido hiere a otros, así que procura analizar y sanar tus heridas. No esperemos que prospere un entorno con líderes que esperan usar a otros y que no buscan crear mejores empresas, comunidades y sociedades. 

¿Estás dispuesto a hacerte las preguntas difíciles? Si has encontrado áreas que necesitan cambiar, ¿harás algo al respecto? El antídoto para revertir nuestro lado oscuro es reconocer lo que necesitamos mejorar y ser intencionales en tomar acciones correctivas para convertirnos en mejores líderes y emprendedores. 

SOBRE ESTE AUTOR

Es un reconocido experto, consultor y autor de transformación y gestión del cambio personal y organizacional, con amplia experiencia como asesor y coach certificado en temas relacionales y empresariales. Julio es director en The RBL Group de Estados Unidos, la empresa fundada y dirigida por Dave Ulrich, considerado como el “padre de los recursos humanos modernos” por la publicación especializada HR Magazine

¿QUÉ TE PARECIÓ EL ARTÍCULO? ¡DÉJANOS SABER TUS COMENTARIOS!