Y usted, ¿está “blindado”?

El término “Blindado”, acuñado en Latinoamérica para dimensionar hasta que grado nuestros países y sus economías serán o no afectadas por este fenómeno, ha sido quizás uno de los términos más utilizados recientemente y que más debates ha generado. Siendo éste tan ilustrativo de lo que implica estar “protegido o no”, entiendo que aplica perfectamente para dos preguntas que desde hace tiempo rondan en mi cabeza: 1) ¿Están nuestras empresas “Blindadas”? y 2) ¿Estamos nosotros (como empresarios y/o profesionales) totalmente “Blindados”, ante lo que defi nitivamente será un nuevo escenario?

Para ilustrar a que me refi ero con una empresa “Blindada” lo ilustraré con algunas preguntas (la lista podría ser interminable): ¿Contamos con empleados comprometidos, capacitados, totalmente informados de nuestra realidad y sobre todo dispuestos a dar la “milla extra”? ¿Conocemos nuestros mejores clientes y hemos trabajado para que éstos sean totalmente incondicionales a nuestra empresa, sus productos y nuestros niveles de servicio? ¿Hemos priorizado siempre nuestras inversiones basados en criterios de austeridad y optimización? ¿Contamos con planes estratégicos formales y sobre todo con los mecanismos idóneos para su monitoreo continuo? ¿Somos los mejores o los más baratos o los más próximos, a los clientes en nuestro sector? ¿Tienen nuestras empresas productos únicos y realmente diferenciados?

¿Y usted, está Blindado? ¿Ha sido ético con sus competidores? (Mañana podrían ser sus empleadores o incluso sus clientes si decide, o tiene que, independizarse…) ¿Ha sido equitativo con sus proveedores? (Mañana podrían darle facilidades que usted necesite…) ¿Ha sido solidario con sus clientes? (Mañana podrían volver a ser sus clientes en otras circunstancias…) ¿Ha sido justo con sus supervisados? (Mañana podrían ser sus mejores referidores o incluso sus clientes también) ¿Y con sus compañeros de trabajo, ha sido cordial? (Mañana podrían ser sus jefes…) ¿Está usted posicionado como un profesional competente, íntegro y de trato afable? (Mañana puede surgir una oportunidad única tanto en su propia empresa como en el mercado…).

¿En resumen, está usted conciente que en tiempos de bonanza todo es fácil y que realmente cuando se cosecha lo que hemos sembrado todos estos años es cuando cambian los esquemas y las circunstancias?