Cuestión de Respeto

Edición: Julio 2009 Miércoles, 22 Julio 2009 Visto 4953 veces Por:

negociacion en chinaLes he de confesar que realmente esta no era la nota que iba a publicar en esta edición. Pero considero que la reflexión que acabo de hacer en este instante debía de compartirla de alguna forma y considero que este medio es el más acertado. Al momento de escribir este artículo estoy viajando en un vagón de tren entre dos ciudades de Europa y mis observaciones en los últimos 30 minutos son muchas, quizás demasiadas…

Al momento de montarnos al vagón todo el mundo esperó tranquilamente su turno en la fila sin querer “colarse” para poder guardar su equipaje en el mejor sitio. Nadie se vio en la necesidad de pedir que por favor se pararan de su asiento asignado a otras personas que lo ocupaban. El vagón está totalmente lleno pero sólo se escucha el murmullo de personas hablando muy bajito para no molestar a los demás. No hay ni una basurita en el vagón y todo el que sacó de su equipaje algún bocadillo envolvió sus sobras y las guardó de nuevo. Varios de los jóvenes que hay en el vagón escuchan su IPod con el volumen moderado para que el zumbido no moleste a la persona de al lado. Nadie usa los dos apoya brazos y deja a la persona de al lado sin poder usar el que le corresponde. Una madre con un bebé salió inmediatamente del vagón cuando este empezó a llorar para entrar sólo cuando éste estaba tranquilo. Todos tenían su ticket cuando pasó el inspector. Y muy importante mencionar, más de la mitad de estas personas están leyendo un libro concientes de que no van a sufrir interrupciones o distracciones de envergadura...

Y todo esto está sucediendo en un vagón de tren lleno de personas comunes y corrientes. O sea, no hablamos de la “elite” educada de estos países. De hecho por lo que observo probablemente varios de los señores mayores que viajan conmigo nunca tuvieron una educación más allá de un bachillerato. Probablemente varios de los de mediana edad son obreros y desarrollan algún trabajo clerical y seguro que varios de los jóvenes con vaqueros rotos, cabello despeinado y uno que otro tatuaje no están cursando la universidad. Pero en este vagón todo el mundo tiene un elemento común: Todos respetan. Todos respetan a sus semejantes, respetan las reglas y respetan las normas de conducta. Es decir todo el mundo sabe que si trata de salirse con la suya o mejorar su situación a costa de la incomodidad e inconformidad de sus semejantes está rompiendo el equilibrio y el orden de las cosas.

Siendo ésta una publicación dirigida al sector empresarial, trataré de aplicar esta reflexión al mundo corporativo, ¿Es el respeto uno de nuestros valores explícitos de nuestra organización? ¿Si no lo es de forma explícita, lo es de forma implícita? Es decir, respetamos como propietarios o jefes de nuestras empresas el derecho de nuestros empleados a un trato digno? ¿Respetamos la comunidad, el medio ambiente y las leyes o regulaciones que nos competen? ¿Respetamos el derecho de nuestros empleados a un salario competitivo que les permita llevar una vida digna? ¿Respetamos su tiempo y su derecho a tener “una vida privada” aparte de la laboral? ¿Les respetamos proveyéndoles de los recursos, la seguridad y las condiciones físicas adecuadas para desempeñar su labor? ¿Les respetamos simplemente escuchándoles? ¿Respetamos a nuestros clientes bajo la premisa de que estos confían en nosotros y que además son los que generan los ingresos de la empresa?

¿Y cómo empleados? ¿Respetamos la propiedad de la empresa bajo la premisa de que los bienes de la empresa son un bien de todos los que están en ella? ¿Respetamos siendo lo más productivos posible durante la jornada por la cual se nos está pagando? ¿Respetamos la opinión de los demás por distinta que esta sea a la nuestra? ¿Respetamos el deseo de superación de los compañeros evitando ponerles trabas a su crecimiento y desarrollo, sin hacerle “resistencia silente”, sin chismes infundados y sin sutiles comentarios negativos? ¿Respetamos el tiempo de los compañeros? ¿Respetamos los principios, valores, políticas, normas y cultura de la organización que nos provee nuestro sustento y a quienes debemos lealtad mientras trabajemos en ella?

¿Entendemos realmente que todo lo que somos, logremos, y por lo que al final de cuentas se nos recordará, deriva en dos aspectos: El respeto a los demás y el respeto a nosotros mismos. ¿Tenemos asumido que quien respeta a los demás recibe todavía más respeto en retorno? ¿En fin, estamos claros de que el respeto es lo que diferencia los países, las organizaciones y las personas exitosas de las que no lo son? Si al leer esto ustedes no coinciden conmigo en esto que les planteo, espero que por lo menos “respeten” mi opinión…

 

Ney Díaz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ver blog del director

SOBRE ESTE AUTOR

Es presidente de las firmas de capacitación INTRAS (Integral Training Solutions) y SKILLS, presidente y editor en jefe de la Revista Gestión y Managing Partner de FranklinCovey para República Dominicana. También, es Presidente de Summit, empresa dedicada a la organización de eventos corporativos. Adicionalmente, es Asesor Senior para la República Dominicana de los Programa de Educación Ejecutiva del IE Business School.

Tiene un Máster en Administración de Empresas (MBA) del ICADE (Universidad Pontificia de Comillas), España y un postgrado en Transferencia de Tecnología y Administración de la Maastricht School of Management (MSM), en Maastricht, Holanda. Es Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Puede encontrar más de los escritos de Ney Díaz a través de su blog en www.intras.com.do/blog y de su usuario en twitter: @neydiaz.

¿QUÉ TE PARECIÓ EL ARTÍCULO? ¡DÉJANOS SABER TUS COMENTARIOS!

MÁS ARTÍCULOS DEL AUTOR

Alinee sus estrellas...

Miércoles, 22 Julio 2009

El mejor favor de mi vida

Miércoles, 22 Julio 2009

La cachucha de los pins...

Miércoles, 22 Julio 2009

Las etiquetas

Miércoles, 22 Julio 2009

Antes de que sea muy tarde...

Miércoles, 22 Julio 2009

MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS

El mejor favor de mi vida

Miércoles, 22 Julio 2009

La vieja y olvidada fuerza de voluntad

Miércoles, 22 Julio 2009

Prima donnas en las organizaciones

Miércoles, 22 Julio 2009

La diversidad de género es rentable

Miércoles, 22 Julio 2009

Transformación de la empresa familiar

Miércoles, 22 Julio 2009